Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Renovables, pero rentables

En el camino hacia la transición ecológica, vale la pena asegurar que los pasos que se van dando son los correctos.

Renovables pero con sentido, ¿por qué? La aprobación del Real Decreto 244/2019 ha abierto las puertas al autoconsumo, retirando el conocido "impuesto al Sol" que nos traía de cabeza. Desde entonces, como si de una carrera se tratase, los fabricantes de paneles se han puesto las pilas (nunca mejor dicho), y han dado un paso adelante en la innovación y la oferta de sus productos.

Por otro lado, los consumidores no se han quedado atrás, y también están empezando a dar sus pasos. Es el caso de los agricultores, que han colocado paneles en sus campos para alimentar las bombas de los pozos de riego. O tantas empresas que han aprovechado las cubiertas de sus edificios para comenzar a aprovecharse de estas medidas.

Al fin y al cabo, todos buscamos el mismo objetivo: ahorrar en la factura de la luz. ¿Por qué pagar de más? ¿Cómo puedo ser más eficiente? En este punto, cobran gran importancia los instaladores de paneles fotovoltaicos, que tan buen negocio están haciendo últimamente. Aprovecharán cada rincón de tu tejado para que todo rayo de sol quede recogido en estas superficies de silicio.

Y el cliente, todo orgulloso, enseñará a diestro y siniestro la obra de arte que le han dejado en la cubierta: "¡mirad, vecinos, qué cantidad de dinero me estoy ahorrando!".

Pero... ¡alto ahí! No podemos caer en la tentación de pensar que ahorraré más energía cuantos más paneles instale. ¡NO! Para ello, tenemos que tener claro lo que la nueva normativa nos indica.

- No me importa: toda la energía que genere, si no la consumo, la vuelco a la red y me la pagan.

Sí... y no. En primer lugar, esta cuenta no es tan sencilla: si a las 12h generas 1kWh, no te devolverán esa misma energía a las 19h cuando llegues a casa y apenas brille el sol. Principalmente, porque la energía tiene un precio muy distinto en esas dos horas. Y también porque el precio que te darán por esa energía, no es equiparable con lo que te costará consumirla más tarde.

- Pero... ¿no dicen los expertos que los paneles se amortizan entre 6-9 años?

Para poder afirmar eso, los "expertos" tendrán que evaluar tu situación concreta: cuánta energía consumes, cómo la consumes, en qué momento tienes mayor o menor demanda... y todo ello, contrastarlo con la capacidad de generación que te permita tu cubierta (además de orientación, sombras de otros edificios...). Y lo que está claro: instalar un panel más, no siempre sale a cuenta.

- Entonces, ¿cuántos paneles me instalo? ¿cuánta potencia?

Para poder dar una respuesta correcta a estas preguntas, es necesario elaborar un estudio previo de los puntos anteriormente mencionados. Es por ello que en Soliluz, nuestro negocio no radica en instalar más o menos paneles, ni tampoco en contratar la electricidad con tal o cual comercializadora. Nuestro lema es que si tú ganas, nosotros ganamos. Y si tú ganas más, si eres más eficiente, si consumes sin derrochar y generas "con cabeza", entonces nuestro negocio prospera.

Y, cuando uno tiene claro todo esto, entonces no se sentirá orgulloso de ver su tejado lleno de paneles... sino de ver que el coste de la factura de la luz es ridículo, habiendo hecho la mínima inversión posible.

Antonio Caro